2/8/17

Crucero por las Islas Griegas




O como me dio por decir, por las Islas Grecas. Hoy en día cualquier excusa es buena para viajar, en esta ocasión, celebrar que hemos terminado la etapa universitaria. Gracias a el Corte Inglés Viajes (y la organizadora que se puso en contacto con ellos), tuvimos un crucero de lo más completo y cómodo, con fiestas exclusivas hasta el amanecer, alguna que otra excursion y lo más importante sin duda para mi en el viaje, y que no dependía del Corte Inglés, las personas que me acompañaron, con las que empecé esta aventura universitaria (a excepción de Patri, te hemos echamos mucho de menos). Disfrutar de esta experiencia con la gente con las que siempre tuvimos buen feeling y con gente que solo había visto por la facultad rondando pero que a día de hoy son ya para siempre, es uno de los mejores recuerdos que me llevo.


Sin duda Crystal Cruises es recomendable, habitaciones bien, baños bien, comida y bebida... muy bien, servicio impecable. Lo único que critico de los crucero y creo que seguiré haciendo hasta que me demuestren lo contrario es la falta de tiempo para visitar los lugares, de algunos me quedé con las ganas de más como Mykonos, Patmos o Rodas, de otros, como Creta, ojalá nunca hubiese parado, resulta que lo interesante de ver estaba algo lejillos y una pues no se quiere arriesgar a quedarse atrás. 


De todos los lugares visitados, Rodas fue sin duda mi favorito, una ciudad medieval, con mucha cultura, museos, monumentos y también mucho turismo. Ese día pudimos disfrutar también de la playa, un poco incómoda al ser de chinos, de agua un poco congelada pero evidentemente no pudo faltar el bañito en el mar Egeo. 

Mykonos, ese pueblecito donde perderse por sus calles es algo inevitable, todo blanco, con bares muy acogedores, una pequeña Venecia y un par de molinos donde retratarse. La puesta de sol pudo ser increíble pero una tormenta no nos lo puso muy fácil. Sin duda este viaje no ha sido de puestas de sol, otro chasco nos lo llevamos en Oia (Santorini), donde pagamos un bus que nos llevase hasta allí, calles laberínticas, de escaleras y casas enanas con encanto. Lo "exclusivo" de este lugar era la puesta de sol pero el autobús salía de Oia antes de que el sol bajase lo suficiente como para considerarse puesta de sol... quizás para la próxima tengamos más suerte.



Uno de los días, bajamos a Pátmos, sin buscar nada, pero encontrando un entorno maravilloso, decidimos subir en taxi a la Gruta del Apocalipsis (error!), no la recomiendo, un poco perdida de tiempo, lo mejor es seguir subiendo al Monasterio de San Juan, tiene unas vistas impresionantes de la isla. No nos dio tiempo pero creo que tomarse una cerveza en una de las terrazas con aquellas vistas y la puesta de sol hubiera sido muy reconfortante. 


Otra de las paradas fue Éfeso, en Turquía, donde tuvimos una excursión un tanto extraña. El guía de 10, nos estuvo contando todo tipo de curiosidades de su país, su historia y su cultura. Éfeso fue muy chulo, está muy bien conservado y pudimos ver y fotografiar con bastante tiempo las ruinas de lo que fue una gran ciudad jónica. La excursión desencantó un poco cuando nos llevaron a una tienda de abrigos de pieles... a quien se le ocurre llevar a un curso de biólogos a tal sitio... 


Atenas, me sorprendiste tanto que aun sigo flipando con la Acrópolis, fui con bajas expectativas de este lugar ya que como todos los sitios más famosos de estas capitales, los vemos en fotos, películas... pero estar allí plantada ante tal inmensidad, la historia que lo envuelve y una señora resaca que llevábamos todos, hizo de aquel lugar algo maravilloso, grandioso. ¡Y esas vistas! Sí, soy la tonta de las vistas pero desde lo alto de Cecropia se podía contemplar kilómetros y kilómetros de ciudad, si Sócrates o Platón (entre otros) levantasen cabeza fliparían con la vida ahora. 


Se que la entrada llega tarde, pero me ha costado decirle adiós al fin de mi etapa en Sevilla, el crucero, la graduación y todo este último cuatrimestre ha sido un tiempo de despedidas, era difícil escribir sobre un viaje que ha supuesto tanto. Gracias a todos a los que me habéis acompañado a lo largo de estos cuatro años, ahora empieza una nueva etapa... 🇦🇺